BANKIA TENDRÁ QUE DEVOLVER A TRES FAMILIAS LO INVERTIDO EN ACCIONES

BANKIA TENDRÁ QUE DEVOLVER A TRES FAMILIAS LO INVERTIDO EN ACCIONES

BANKIA TENDRÁ QUE DEVOLVER A TRES FAMILIAS LO INVERTIDO EN ACCIONES

La entidad publicitó su salida a Bolsa como una inversión «segura y fiable» amparada en una supuesta solvencia, cuando en realidad se encontraba en «quiebra técnica», señala la sentencia.

Los tribunales riojanos han ordenado a Bankia devolver las cantidades invertidas por tres familias en la compra de acciones de la entidad por considerar que la imagen de solvencia que ofreció a los clientes no se correspondía con la realidad.

La sentencia pionera en La Rioja la aba de dictar el Juzgado de Primera Instancia número 5 de Logroño. En un contundente fallo, al que luego han seguido dos más, el magistrado señala que la información facilitada para la adquisición de las acciones era radicalmente opuesta a la situación real de la entidad. «Resulta un hecho notorio e indiscutible» que Bankia publicitó su salida a Bolsa en julio del 2011 como una inversión segura y fiable, amparada en la capacidad económica de la entidad. De hecho, en el folleto de la oferta pública se ofrecía una información financiera sobre el Grupo Bankia del que destacaba su solvencia y auguraba interesantes beneficios para los inversores.

Incluso meses después de la salida a Bolsa de Bankia, fruto de la integración de siete cajas, entre otras, Caja Rioja -la única entidad de ahorros de matriz riojana-, hizo gala de unos beneficios de más de 300 millones de euros y de una «cómoda posición de solidez y solvencia», según la carta remitida por el banco a sus accionistas en febrero del 2012.

Nada más lejos de la realidad. El resultado contable auditado del ejercicio 2011, aprobado definitivamente y depositado públicamente, es «radical, absoluta y completamente diferente» de la información que se facilitaba en el folleto publicitado en junio del 2011, un mes antes de la salida a Bolsa de la entidad que todavía presidía Rodrigo Rato.

A finales de mayo del 2012, prosigue el fallo judicial al que ha tenido acceso el Diario La Rioja, a petición de la propia entidad, se suspendió la cotización de las acciones y poco después solicitó una inyección de 19.000 millones de dinero público, «siendo un hecho notorio y reconocido por Bankia que tal rescate y la consiguiente nacionalización de la entidad se produjo de modo casi inmediato».

En un periodo de menos de un año, desde la salida al parqué el 20 de julio del 2011 hasta la solicitud de suspensión a la CNMV el 25 de mayo del 2012, se pasó de presentar unas cuentas con unos activos de en torno a 305.000 millones de euros a interesar un rescate de 19.000 millones.

Así las cosas, el juez, en un fallo contra el que no cabe recurso, concluye que «la información facilitada para la suscripción de las acciones era radicalmente opuesta a la situación real de la entidad» e insta a no olvidar que se trataba de un agujero patrimonial de 19.000 millones de euros. «Lo abrumador de esta cifra exime de mayor comentario sobre la cuestión», detalla una sentencia que recoge abundante jurisprudencia. Continúa el juez reconociendo que, aunque no le corresponde a él valorar si la información contable se elaboró de manera accidental o voluntaria, es evidente que los mandatarios de la entidad conocían o tenían que conocer que la situación real era «manifiestamente distinta» a la publicitada, ya que «no se puede sostener fácilmente» que se produzca un déficit de 19.000 millones de euros en menos de un año.

«Ninguna persona invertiría sus ahorros en acciones de una entidad que a la fecha de emisión de las mismas se encontraba en quiebra técnica». Por todo ello, el juez estima la demanda presentada por el padre de la familia que compró las acciones, declara la nulidad del contrato de adquisición de las mismas y condena a Bankia al pago de las costas.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

APABANC TE ASESORA GRATUITAMENTE. ÚNETE

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK