APABANC GANA UNA DEMANDA CONTRA BANKIA POR VENDER PREFERENTES A UN AFECTADO CON DAÑOS CRANEOENCEFÁLICOS GRAVES

APABANC GANA UNA DEMANDA CONTRA BANKIA POR VENDER PREFERENTES A UN AFECTADO CON DAÑOS CRANEOENCEFÁLICOS GRAVES

Captura de pantalla 2014-10-20 a la(s) 09.22.31APABANC GANA UNA DEMANDA CONTRA BANKIA POR VENDER PREFERENTES A UN TETRAPARÉSICO CON DAÑOS CRANEOENCEFÁLICOS GRAVES

El demandante, asociado de APABANC, sufre grave invalidez e inteligencia límite por Tetraparesia a causa de un traumatismo craneoencefálico, y apenas puede leer y escribir

El juzgado nº 18 de Valencia condena a Bankia, dada la grave merma de la capacidad intelectiva y volitiva del afectado, por eludir ‘conscientemente’ su deber de informar del riesgo y complejidad del producto

Los 36.000 euros que el afectado fue inducido a invertir en preferentes procedían de la indemnización por el accidente que le dejó en situación de gran invalidez

Bankia acaba de ser condenada por un nuevo y flagrante caso de omisión en el deber de informar adecuadamente sobre la complejidad de las participaciones preferentes, y por vendérselas a un tetraparésico afectado por traumatismo craneoencéfalico con invalidez grave e inteligencia límite. El Juzgado de Primera Instancia número 18 Valencia va más lejos al indicar que Bankia, además, no sólo no informó debidamente sino que “eludió conscientemente la normativa relativa a la protección de los clientes”, y vendió las preferentes sin que dicho producto financiero fuera el solicitado ni el adecuado a las necesidades del demandante. Para Ricard Torres y Salvador Sastre, letrados de Apabanc, este caso pone de manifiesto, una vez más, la gravedad de la mala praxis en la que incurrió sistemáticamente Bankia en la venta de preferentes y obligaciones subordinadas.

El juez establece así la nulidad de las ordenes de compra de Participaciones Preferentes Serie A por importe de 36.000 euros, por vicio en el consentimiento motivado por el incumplimiento de los deberes de información por parte de la entidad bancaria, y condena a Bankia a la restitución de la inversión, más las costas y los daños y perjuicios ocasionados.

En la sentencia se establece que el demandante “al sufrir tetraparesia por traumatismo craneoencefálico e inteligencia límite, con un grado de discapacidad del 85%, cliente minorista de Bankia, y acudiendo a las oficinas de la entidad, adquirió las mencionadas participaciones preferentes asesorado por personal de la sucursal sin que dicho producto financiero fuera el solicitado (de hecho el demandante había solicitado un plazo fijo o depósito) y tampoco el adecuado a sus necesidades”.

La valoración de la prueba practicada por el juzgado expone además que el demandante “no solo carecía de experiencia previa en materia de productos de inversión, sino que en el momento de adquisición de las participaciones preferentes (…) lee y escribe con gran dificultad”.

“En estas condiciones –continúa la sentencia-  y dada la grave merma de su capacidad intelectiva y volitiva, existe una falta absoluta de información por parte de la entidad bancaria demandada, ya que en ningún caso el afectado, dada la severa limitación de su capacidad cognitiva, pudo ser informado debidamente de las características de la inversión, conveniencia de la suscripción (…), y mucho menos de los riesgos que podían derivarse de su adquisición, tales como la pérdida del capital invertido, u otras características esenciales, como su carácter perpetuo”.

Pero además, y como señalan los letrados de Apabanc, Ricard Torres y Salvador Sastre, “no existe documentación alguna sobre la adquisición de las participaciones preferentes, ni se conoce la fecha y circunstancias de dicha operación de compra, ni se practicó prueba alguna tendente a evaluar al cliente, lo que agrava aún más si cabe las circunstancias de un caso, ya de por si gravísimo, de mala praxis por parte de Bankia”.

En la sentencia también se recoge que “no consta que el demandante tuviera experiencia financiera previa, ni consta suscrito por el afectado ningún producto financiero complejo. La cuantía de las participaciones preferentes procede del dinero que el demandante recibió como indemnización por el accidente que le dejó en situación de gran invalidez. Lo que evidencia que no fue el demandante el que solicitó el producto, porque ello suponía asumir un riesgo que, dadas sus condiciones no buscaba, siéndole ofrecido por el personal de al entidad bancaria”.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

APABANC TE ASESORA GRATUITAMENTE. ÚNETE

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK