bbvaASESORÍA Y DEFENSA JURÍDICA DE LOS AFECTADOS POR PRODUCTOS ESTRUCTURADOS DE BBVA Y OTRAS ENTIDADES BANCARIAS  

Si eres un afectado por Productos Estructurados  de cualquier entidad financiera,  ponte en contacto con nosotros para asesorarte y, en su caso, ejercitar acciones judiciales y recuperar tus ahorros.

Los productos estructurados son una modalidad que combina dos o más instrumentos financieros simples, habitualmente un depósito y un instrumento derivado. BBVA, Santander, CaixaBank, Sabadell o Bankinter son algunas de las entidades que los ofrecen. La rentabilidad prometida asciende al 3% e incluso más, pero sólo si se cumplen una serie de condiciones y circunstancias.

Están diseñados con un riesgo asimétrico en contra de los intereses del inversor y su precio de colocación suele exceder por mucho a su valor teórico de mercado

Los Productos Estructurados se llaman de hecho así porque están concebidos como una “estructura” de derivados implícitos de cuyo comportamiento dependerá el resultado económico final del producto. Detrás de un “producto estructurado” lo que hay son una serie de opciones de compra o venta ante posibles escenarios de evolución de determinados índices (acciones, tipos de interés, etc.) a los que se haya vinculado o referenciado. Si dichos índices evolucionan favorablemente el resultado económico para el cliente será positivo y si, por el contrario, todos o alguno de los índices de referencia evolucionan negativamente las pérdidas se consolidarán para aquél que compró el producto.

Parece pues evidente que la información que cualquier cliente debe tener para asumir esta inversión es la probabilidad de ocurrencia de cada uno de los escenarios, partiendo de los datos e información que tengan los propios mercados financieros. En definitiva lo que tiene que conocer el posible inversor es cómo está previsto que evolucionen cada una de las acciones de las que dependerá el futuro económico del producto, ya que tanto dará que dos de los índices o acciones de referencias sean valores seguros, si el tercero es un valor de alto riesgo y que lleva implícita una alta volatilidad, y que caso de comportarse mal es el que va a condicionar negativamente la inversión.

Cuando en la comercialización de estos productos los bancos hablaban de rentabilidad “garantizada”, en realidad no referenciaban un simple tipo de interés de un producto de renta fija. Muy al contrario, era la prima que el banco estaba obligado a pagar por el derecho que estaba adquiriendo de colocar en un futuro unas acciones desplomadas al precio que tenían tres o cuatro años antes.

Y este es precisamente el problema que subyace en estos productos estructurados, que se han vendido como si de una simple renta fija se tratara, cuando nada tienen que ver con eso. El producto se denomina bono y se habla de una rentabilidad fija, sin mencionar que hay enormes riesgos escondidos.

Existen numerosos productos estructurados comercializados por diversos Bancos BBVA, BANESTO, MEDIOLANUM, FIBANC, BANKINTER, BANIF, BNP, LA CAIXA, los Denominados BONOS CONVERTIBLES DEL POPULAR, o los VALORES SANTANDER etc., son ejemplos de la venta indiscriminada del tal clase de productos entre particulares. BARCLAYS reconoció públicamente haberse equivocado calificando sus bonos como de riesgo medio, por tratarse de productos de riesgo alto.

La mala praxis en comercialización de estos productos afectó a un colectivo importante de clientes minoristas y ahorradores, por lo que APABANC está interponiendo las acciones legales necesarias para que puedan recuperar sus ahorros.

 

APABANC TE ASESORA GRATUITAMENTE. ÚNETE

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK