LAS AUTORIDADES EUROPEAS DEFIENDEN LA REDUCCIÓN A CERO DEL VALOR DE POPULAR Y SU VENTA POR 1 EURO AL SANTANDER

Las autoridades europeas defienden el uso de escenarios conservadores para determinar la reducción y venta de Banco Popular por 1 euro al Santander, a pesar de que el informe elaborado por Deloitte incluía también un escenario favorable en el que la entidad podría valer 1.500 millones de euros.

Las instituciones europeas defienden el uso de la valoración negativa de entre -2.000 millones de euros y -8.200 millones de euros que se utilizó para reducir a cero euros el valor de las acciones y la deuda subordinada de Banco Popular, a pesar de que el informe elaborado por Deloitte incluía también un escenario favorable en el que la entidad podría valer 1.500 millones de euros.

La historia se remonta al pasado 6 de junio, cuando el Consejo de Supervisión del Banco Central Europeo (BCE) declaró la entidad inviable o con probabilidad de serlo en el futuro. A las pocas horas, en la madrugada del 7 de junio, la Junta Única de Resolución (JUR), con el visto bueno de la Comisión Europea, ordenó la venta del Popular al banco Santander por 1 euro, basándose en parte en ese informe encargado a la consultora Deloitte.

Esta cuestión cobró relevancia ayer después de que saliera a la luz que el informe incluía también un escenario favorable, en el que el banco valdría 1.500 millones de euros, algo a lo que podrían agarrarse los accionistas y bonistas afectados para emprender acciones legales. Hasta ahora, el Fondo de Resolución Ordenada Bancaria (Frob) sólo había informado del rango de -2.000 millones y -8.200 millones.

Fuentes comunitarias explican que los reglamentos de la Unión Bancaria obligan a usar una valoración conservadora de la entidad en resolución. Esto excluiría automáticamente la posibilidad de utilizar un escenario optimista, especialmente en lo referente a las estimaciones de evolución de la tasa de mora o las pérdidas futuras. “La valoración se basará en supuestos prudentes, por ejemplo, en lo relativo a las tasas de impago y a la magnitud de las pérdidas”, asegura el reglamento por el que se rige la Junta Única de Resolución.

Además, el informe deja claro que la JUR debe ponerse en un escenario pesimista, en cuanto a la posibilidad de recibir ayudas públicas. “La valoración no preverá ninguna potencial aportación futura de ayudas públicas extraordinarias o ayuda en forma de provisión urgente de liquidez del banco central, o ayuda en forma de liquidez del banco central atendiendo a criterios no convencionales en cuanto a garantías, vencimiento y tipos de interés”, sigue el reglamento.

El informe de Deloitte

El objetivo del ejercicio de valoración de Deloitte era determinar cuánto estaría dispuesto a pagar un tercero por el banco en ese momento. Para ello, el informe hace una valoración de los activos y pasivos de Popular y la somete a tres escenarios, uno favorable, uno base y otro negativo. Pero en Bruselas defienden que el criterio de prudencia en la valoración es el que debe prevalecer a la hora de tomar este tipo de decisiones.

Además, también advierten de que tan importante como el informe de Deloitte es el precio que ofreció Santander por Popular. Si este hubiese sido superior a 1 euro, ese importe se habría repartido proporcionalmente entre los acreedores subordinados y, si hubiese quedado algo, entre los accionistas.

De momento, la JUR sigue debatiendo internamente qué hacer con el informe provisional de Deloitte. Una portavoz de la institución asegura que pronto se tomará una decisión al respecto. Mientras tanto, Deloitte trabaja ya en la versión definitiva, que podría estar terminada antes del verano. Sin embargo, tampoco está claro si esta será pública o si se publicará una versión no confidencial.

 

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

APABANC TE ASESORA GRATUITAMENTE. ÚNETE

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK

690392643