LAS RECLAMACIONES A LA CNMV SE QUINTUPLICAN POR LAS PREFERENTES

LAS RECLAMACIONES A LA CNMV SE QUINTUPLICAN POR LAS PREFERENTES

LAS RECLAMACIONES A LA CNMV SE QUINTUPLICAN POR LAS PREFERENTES

El supervisor bursátil recibió 10.900 quejas en 2012 frente a las 2.005 del año anterior

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) recibió 10.900 reclamaciones en 2012, lo que supuso más que quintuplicar las de año anterior (2.005 reclamaciones). El volumen de entrada de las quejas se intensificó a partir del tercer trimestre de 2012 y el principal motivo de este espectacular incremento de las reclamaciones fueron aquellas relacionadas con las participaciones preferentes y las obligaciones subordinadas.

Las reclamaciones tramitadas por el supervisor bursátil se incrementaron hasta 5.724, un 137% más que en 2011. El plazo medio de resolución se redujo a 182 días, lo que supone una media de seis meses frente a los nueve del año anterior. El grueso de las reclamaciones resueltas (un 95%) se refirió a incidencias relativas a la prestación de servicios de inversión, mientras que las relacionadas con instituciones de inversión colectiva supusieron solo el 5% del total.

Por tipo de productos, las incidencias relacionadas con participaciones preferentes supusieron el 39,5% de las reclamaciones (1.331) de las que 1.182 habían sido emitidas por entidades financieras. También se incrementaron las quejas sobre deuda subordinada y obligaciones convertibles.

Las principales asuntos de reclamación relativos a participaciones preferentes se refieren, según la CNMV, a la disconformidad del cliente con la información facilitada por la entidad en el momento de la contratación del producto (“muchos reclamantes creían contratar imposiciones a plazo o productos con liquidez máxima sin pérdida del importe invertido”) y, en menor medida, con falta de diligencia de las entidades a la hora de atender las órdenes de venta de los inversores.

La decisión que adopte el supervisor frente a las reclamaciones que le llegan no es vinculante. Es decir, las entidades tienen la posibilidad de no subsanar el daño causado al cliente, aunque la opinión de la CNMV puede servir al inversor como prueba en caso de una demanda judicial. El organismo que preside Elvira Rodríguez destaca en su memoria anual que el 64,9% de las quejas resueltas (2.206) “concluyeron con un informe favorable al reclamante frente al 20% desfavorable al inversor”. No obstante, en la labor de seguimiento de estos informes que realiza la CNMV, “se ha podido constatar que solo en el 5,1% de los casos (128) las entidades comunicaron la rectificación de su actuación según los criterios del supervisor”. En 506 casos, la entidad comunicó que no cambiaba su criterio y en el resto no realizó ninguna comunicación.

No Comment

You can post first response comment.

Leave A Comment

Please enter your name. Please enter an valid email address. Please enter a message.

APABANC TE ASESORA GRATUITAMENTE. ÚNETE

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK