TARJETA REVOLVING

¿Qué es una tarjeta revolving?

Las tarjetas revolving, son aquellas tarjetas a través de las cuales el consumidor al realizar una compra puede aplazarla. Dicho de otro modo, es un crédito al consumo que se instrumenta a través de la tarjeta.

Generalmente llevan un límite de crédito establecido, sobre el que puede disponer el consumidor. De tal forma, que según va realizando compras dicho crédito se va reduciendo y se repone según el consumidor va realizando pagos, es decir, según se va saldando la deuda el dinero vuelve a estar disponible para que el titular de la tarjeta pueda hacer uso del mismo.

¿Necesito tener fondos en la cuenta para usar una tarjeta revolving?

La respuesta es NO, la tarjeta revolving permite hacer pagos independientemente de que se disponga o no de fondos en la cuenta asociada y ello porque el usuario de la tarjeta puede aplazar la devolución del dinero en lugar de pagar en la fecha en que se materializa la compra.

¿Cómo funcionan este tipo de tarjetas?

Una vez realizadas las compras en función de la tarjeta hay dos posibilidades de proceder al pago, que son:

  • Por Porcentaje. En este caso, mensualmente, se procede al abono de un porcentaje pactado sobre el saldo.

  • Fijo. En este caso, se establece una cuota fija de pago mensual con independencia del gasto mensual que se realice con la tarjeta.

¿Qué problemas plantea las tarjetas revolving?

El principal problema que llevan implícito las tarjetas revolving son los intereses que aplica, los cuales pueden llegar a alcanzar el 25%, pudiendo en tal caso ser declarados usurarios.

¿Es legal este tipo de créditos?

El Tribunal Supremo en la sentencia de 25 de noviembre de 2015 consideró que los tipos de interés de esa cuantía podían considerarse usurarios y por tanto, nulos de pleno derecho. El Tribunal lo consideró así al comparar los tipos de las tarjetas “revolving” con los créditos al consumo, considerándolos los “intereses normales del dinero”, al rondar el 8%.

¿Qué puedes hacer si tienes un crédito revolving?

Lo más aconsejable es dejar de utilizar la tarjeta con la finalidad de no acumular deuda a un tipo de interés tan alto.

Por otra parte, debe reclamarse información a la entidad bancaria respecto de los conceptos (deuda principal, intereses, comisiones, etc) que componen la deuda final.

También es conveniente solicitar de la entidad la cantidad debida ante la posible liquidación anticipada del contrato.

¿Qué viabilidad tiene la reclamación?

En el momento actual la reclamación tiene toda la viabilidad, piénsese que la totalidad de las sentencias dictadas por todas las secciones de la Audiencia Provincial de Valencia han aplicado estrictamente la sentencia del Tribunal Supremo, dando la razón a los clientes y declarando los tipos de interés de las tarjetas “revolving” como usurarios.

SI CONTRATASTE UNA TARJETA REVOLVING, EN APABANC TE AYUDAMOS A RECLAMAR:

APABANC TE ASESORA GRATUITAMENTE. ÚNETE

SÍGUENOS EN TWITTER

SÍGUENOS EN FACEBOOK