Tarjetas revolving ¿qué son y cómo funcionan?

Tarjeta Revolving

tarjeta de credito revolving

Las tarjetas revolving son aquellas tarjetas a través de las cuales el consumidor, al realizar una compra puede aplazarla. Dicho de otro modo, es un crédito al consumo que se instrumenta a través de esta tarjeta.

Generalmente llevan un límite de crédito establecido sobre el que puede disponer el consumidor, de tal forma que, según va realizando compras, dicho crédito se va reduciendo y se repone según el consumidor va realizando pagos, es decir, según se va saldando la deuda el dinero vuelve a estar disponible para que el titular de la tarjeta pueda hacer uso del mismo.

¿Cómo funcionan las tarjetas revolving ?

Una vez realizadas las compras, en función de la tarjeta hay dos posibilidades de proceder al pago, que son:

  • Por Porcentaje: en este caso, mensualmente se procede al abono de un porcentaje pactado sobre el saldo.
  • Fijo: en este caso, se establece una cuota fija de pago mensual con independencia del gasto mensual que se realice con la tarjeta.

¿Necesito tener fondos en la cuenta para usarla?

La respuesta es NO. Las tarjetas revolving permiten hacer pagos independientemente de que se disponga o no de fondos en la cuenta asociada y ello porque el usuario de la tarjeta puede aplazar la devolución del dinero en lugar de pagar en la fecha en que se materializa la compra.

¿Qué problemas plantean las tarjetas revolving?

El principal problema que llevan implícito las tarjetas revolving son los intereses que aplica, los cuales pueden llegar a alcanzar el 27%, pudiendo en tal caso ser declarados usurarios.

¿Es legal este tipo de créditos?

El Tribunal Supremo dictó Sentencia en marzo de 2020 declarando abusivos los intereses pagados del 27% TAE en una tarjeta revolving del banco WiZink. El Alto Tribunal falla a favor del consumidor determinándolo usurero por aplicar un tipo de interés superior al precio normal del dinero y manifiestamente desproporcionado.

El interés que se establezca en estos contratos tiene que ser el tipo de interés medio de las tarjetas de crédito y revolving que facilita el Banco de España cada año. En este caso en concreto debió ser sobre el 20%.

¿Qué puedes hacer si tienes un crédito revolving?

Lo más aconsejable es dejar de utilizar las tarjetas revolving con la finalidad de no acumular deuda a un tipo de interés tan alto.

Por otra parte, debe reclamarse información a la entidad bancaria respecto de los conceptos (deuda principal, intereses, comisiones, etc.) que componen la deuda final.

¿Qué viabilidad tiene la reclamación?

Las consideraciones a tener en cuenta son que la referencia del «interés normal del dinero» que ha de utilizarse para determinar si el interés remuneratorio es usurario, debe ser el interés medio aplicable a la categoría a la que corresponda la operación (publicado por el Banco de España) y que el tipo de interés contratado debe superar en “gran medida” al que tomamos como referencia.

Por tanto, en el momento actual la reclamación tiene toda viabilidad. Cabe la posibilidad de reclamar judicialmente la nulidad del contrato y si la suma de todo lo pagado (intereses, seguros, comisiones…) excede del capital prestado, solicitar la diferencia. Y si la suma de todos esos conceptos todavía no alcanza lo que hayas dispuesto, puedes abonar la diferencia que te quede por pagar hasta el principal.

 

Te ayudamos a reclamar

Si contrataste tarjetas revolving, desde Apabanc te ayudamos a reclamar el dinero que te pertenece. Rellena nuestro formulario que encontrarás arriba de esta página o llámanos por teléfono al 960 47 37 07 (Vaencia) o al 917 87 0143 (Madrid).

Si contrataste una tarjeta Revolving, en Apabanc te ayudamos a reclamar. Contacta con nosotros sin compromiso alguno: